De nuevo utilizan el procedimiento de enviar una falsa factura de una empresa eléctrica para intentar que los usuarios descarguen malware.