Los delincuentes utilizan una alerta sobre de seguridad sobre el propio troyano para convencer a los usuarios de que lo descarguen.