10 consejos de seguridad para compras online navideñas

A pesar de que el Black Friday le ha comido parte del protagonismo a las compras navideñas en los últimos años, esta sigue siendo una de las épocas más importantes en lo que a consumo se refiere. Los regalos de Papá Noel y los Reyes Magos, además de algún capricho para terminar bien el año o un viaje para empezarlo de la mejor forma posible, son compras que se realizan, cada vez más, en comercios online. Es por ello que debemos tener en cuenta una serie de consejos si no queremos que los delincuentes nos arruinen las fiestas.

Prepara tu dispositivo: ya sea desde nuestro ordenador, tablet o Smartphone, siempre debemos asegurarnos de que el dispositivo desde donde vamos a realizar las compras se encuentra debidamente actualizado y protegido. Esto también incluye las aplicaciones instaladas, especialmente las que se correspondan a comercios online en dispositivos móviles o a los navegadores en ordenadores de sobremesa.

Asegúrate también de contar con una solución de seguridad como las que ofrece ESET para evitar posibles incidencias y detectar aquellas amenazas que quieran apoderarse de tu dinero o datos bancarios. Además, puedes aprovechar nuestra oferta especial para estas fechas, en las que se puede adquirir ESET Internet Security con un 50% de descuento y llevarte de regalo la misma cantidad de licencias para tu dispositivo Android.

Compra solamente en tiendas de confianza: puede parecer un consejo obvio, pero muchos usuarios pican en la trampa de fijarse solamente en el precio y no hacerle mucho caso a la seguridad o confianza en la web en la que se realiza la compra. Actualmente, es muy fácil saber si una web puede resultarnos problemática si realizamos una búsqueda previa y cotejamos las opiniones de otros usuarios.

Sin embargo, algunos delincuentes cuidan al detalle el aspecto de la web e incluso imitan muy bien el diseño de las webs legítimas, por lo que debemos andarnos con mil ojos e intentar acceder siempre al sitio web oficial escribiendo su dirección en el navegador en lugar de pulsar sobre un enlace que hemos recibido por email o mensajería.

Comparativa de diseño entre tienda online legítima y falsificada

Utiliza conexiones seguras: una vez has accedido a la tienda, detente un momento a comprobar que la conexión entre tu dispositivo y la web se realiza de forma segura, especialmente si estamos accediendo desde una red wifi que no es de confianza. Esto se puede comprobar observando que aparecen las letras “https” al principio de la dirección web, acompañadas normalmente de un pequeño candado.

No obstante, hay que tener en cuenta dos aspectos importantes. El primero es que este protocolo seguro tan solo garantiza que la comunicación entre el dispositivo y la web se realiza de forma segura, no que la web lo sea. Además, los delincuentes han ido mejorando sus técnicas con los años y algunas webs fraudulentas ya incluyen un certificado que les permite tener una conexión segura. Por ese motivo es importante tener en cuenta el punto anterior.

Revisión del certificado en tienda online legítima

Si es demasiado bueno para ser verdad, posiblemente sea una estafa: actualmente se pueden encontrar buenos precios casi en cualquier época del año, pero Navidad es uno de esos momentos en los que parece que algunas ofertas se multipliquen. No obstante, esto no significa que todas las marcas ofrezcan descuentos impresionantes y hemos de andar con cuidado para evitar caer en la trampa.

Algunas webs maliciosas ofrecen precios irresistibles para intentar captar el mayor número de víctimas antes de desaparecer con su dinero. Lo mismo sucede con algunos perfiles en aplicaciones de compra/venta como Wallapop, por lo que es muy recomendable andar con cuidado y nunca enviar dinero si no estamos 100% seguros de que se trata de un vendedor de confianza. Muchas veces, una búsqueda en Google de la imagen del artículo en venta es suficiente para comprobar si la oferta es real o se trata de un timo.

No des más información de la necesaria: a pesar de que es necesario proporcionar información personal como el nombre, apellidos, dirección postal, método de pago, email o teléfono para realizar pedidos en la mayoría de tiendas online, en ocasiones se nos puede pedir más información como, por ejemplo, aquella relacionada con nuestras redes sociales.

Muchas veces incluso se nos pide suscribirnos a los perfiles que esa tienda tiene en redes sociales. Eso no debería ser problema siempre que sepamos lo que estamos haciendo y se nos solicite consentimiento.

Más que de una medida de seguridad, aquí estaríamos hablando de privacidad. Y es que algunas tiendas solicitan mucha información del usuario a la hora de adquirir el producto. Nuestro consejo es que rellenes solo aquella que sea totalmente imprescindible y no proporciones información adicional, ya que nunca se sabe dónde terminarán esos datos.

Realiza tus compras con medios de pago que permitan las reclamaciones: si bien las tarjetas de crédito siguen siendo las reinas a la hora de realizar los pagos en las compras online, existen otros métodos que te pueden proporcionar una capa adicional de seguridad o facilitarte las cosas en caso de tener que reclamar. Empresas como PayPal permiten pagar en muchas tiendas online sin tener que proporcionar los datos de tu tarjeta de crédito e incluso puedes asociar una tarjeta virtual con la cantidad que tú elijas.

Además, la mayoría de bancos suele pedir una confirmación de la compra enviándote un mensaje a tu dispositivo móvil, algo que puede ayudarte a detectar transacciones fraudulentas en casos en los que tu tarjeta de crédito se ha visto comprometida. Si no tienes esta opción activada, contacta con tu entidad bancaria para que te informen al respecto. Y, sobre todo, recuerda que nunca debes facilitar datos como el PIN de tu tarjeta o los datos de acceso a tu servicio de banca online a ninguna tienda online.

Utiliza contraseñas fáciles de recordar pero difíciles de adivinar: hasta que las alternativas a las contraseñas tradicionales no se extiendan y sean usadas de forma masiva, deberemos lidiar con ellas de la mejor forma posible. Esto implica tener que generar contraseñas seguras para cada servicio en el que los registremos y tratar de almacenarlas o recordarlas de la mejor forma posible. Podemos optar por generar contraseñas robustas con caracteres alfanuméricos con mayúsculas, minúsculas y símbolos, y después almacenarlas en alguno de los gestores de contraseñas existentes (teniendo en cuenta sus limitaciones).

También podemos crear nuestras contraseñas a partir de frases que nos sean fáciles de recordar pero difíciles de adivinar. En cualquier caso, lo más importante es no reutilizar las contraseñas, revisar periódicamente si alguno de los servicios o tiendas online que utilizamos se ha visto comprometido (usando sitios web como Have I been pwned?) y aplicar siempre que sea posible una capa adicional de seguridad mediante en doble factor de autenticación.

Conserva una copia de tus recibos: a pesar de que muchos siguen asociando el término facturas y recibos a algo tangible y en papel, la factura electrónica es algo muy común actualmente. Cada compra que realizamos en una tienda online legítima suele generar una factura electrónica qu, o bien se nos envía por email, o bien queda almacenada en el apartado correspondiente dentro de la cuenta del usuario.

Esta factura es esencial a la hora de, por ejemplo, presentar una reclamación en el caso de que no nos llegue el pedido en perfectas condiciones o incluso si hemos de realizar trámites aduaneros, por lo que es muy aconsejable guardar una copia. En este punto es importante recordar que es fundamental que el comprador revise que los artículos adquiridos se encuentran en perfecto estado y son tal y como fueron descritos a la hora de realizar la compra.

Saber cómo actuar ante un caso de estafa o robo de credenciales: si a pesar de seguir estos consejos somos víctimas de un engaño o estafa a la hora de hacer una compra online o nos roban las credenciales de acceso a nuestra cuenta de banca online o sistema de pago, hemos de mantener la calma y proceder de forma adecuada. Lo primero es contactar con la entidad  bancaria donde tenemos la cuenta en la que se cargan los gastos asociados a la tarjeta de crédito o servicio comprometido para que bloqueen futuros cargos y, en caso de estar a tiempo, anular los que ya se hayan realizado. En última instancia, también podemos anular la tarjeta de crédito comprometida y solicitar una nueva.

Una vez hecho esto, procederemos a cambiar las credenciales de acceso a todos los servicios online que hayan podido ser comprometidos para, seguidamente, poner la denuncia correspondiente ante la autoridad pertinente. Cuantas más denuncias se presenten, más probable será que se investigue el caso y se dé con los delincuentes.

No compres por comprar: en estas fechas es fácil caer en la tentación de dejarnos arrastrar por las compras compulsivas y gastar más de la cuenta. Esto también es peligroso si no nos fijamos dónde compramos ni aplicamos todos los consejos anteriores. Por eso mismo, nuestro último consejo es que pensemos bien si realmente necesitamos ese artículo que estamos dispuestos a comprar o realmente no es tan necesario y se trata más de un capricho que de una necesidad.

Conclusión

Esperamos que todos estos consejos sirvan para hacer las compras navideñas de forma segura y así podamos pasar estas fiestas de la mejor forma posible, sin tener que preocuparnos por posibles incidentes que nos causen molestias inesperadas.

Josep Albors

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de las cookies en este sitio

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y obtener información estadística. Para poder seguir navegando pulsa en "Sí, estoy de acuerdo". Podrás retirar este consentimiento en cualquier momento a través de las funciones de tu navegador. Ver nuestra política de cookies..