Overlay o superposición de pantallas. Una de las técnicas favoritas de los troyanos bancarios para Android

El mundo de los troyanos bancarios para el sistema operativo Android, usado por cientos de millones de personas en todo el mundo en sus smartphones y otros dispositivos, está en constante cambio. Los delincuentes saben que cada vez con más frecuencia se realizan operaciones bancarias desde el móvil y quieren aprovecharse de eso para poder robar las credenciales, datos de tarjetas y el dinero ahorrado en nuestras cuentas bancarias. Para eso han ido desarrollando a lo largo de los años varias técnicas, siendo el overlay o superposición de pantalla una de las más efectivas actualmente.

Cómo funciona la técnica del overlay

Simplificándolo bastante, el overlay es una técnica que permite superponer pantallas preparadas por los delincuentes encima de la aplicación de banca online que tiene el usuario instalada. De esta forma, cada vez que una víctima intenta acceder a su aplicación de banca online, el malware que tiene instalado mostrará pantallas solicitando los datos de acceso y otra información relacionada con su cuenta para así robarla conforme la víctima la introduzca.

Un buen ejemplo de esta técnica ha podido observarse durante los últimos días en un vídeo que se ha hecho viral por redes sociales, donde una víctima explica lo que le sucede cuando intenta acceder a su aplicación de banca online del BBVA:

Este es un excelente ejemplo del funcionamiento de esta técnica y que demuestra lo indefensos que se pueden llegar a encontrar muchos usuarios que sean infectados por troyano bancarios de este tipo como los pertenecientes a las familias Cerberus o Anubis. Pero, además, este tipo de malware ya no se conforma solo con obtener las credenciales de acceso, puesto que saben que las entidades bancarias han impuesto factores de verificación adicional.

Adaptación de las técnicas

Es por ese motivo que estos malware se han adaptado con el tiempo y ahora también son capaces de interceptar los SMS que el banco envía a los usuarios para confirmar la realización de una operación. De esta forma, una vez han obtenido las credenciales pueden ver los fondos de los que dispone la víctima en su cuenta, realizar una transferencia y confirmar la operación con el código enviado en el SMS que han interceptado.

No obstante, para llegar a este punto de poder detectar cuando se está iniciando la aplicación del banco, los delincuentes deben primero instalar su código malicioso. Esto normalmente lo consiguen usando como gancho una aplicación llamativa o, tal y como está sucediendo desde hace unas semanas, aplicaciones relacionadas con la temática del coronavirus.

Aplicación fraudulenta solicitando permisos de accesibilidad – Fuente: Lukas Stefanko (ESET)

Una vez han conseguido que el usuario descargue la aplicación troyanizada, durante la instalación es cuando se solicitan permisos al usuario que son clave para poder realizar las acciones maliciosas que hemos visto en el vídeo anterior. Estos permisos pueden solicitarse uno a uno o solicitando los permisos de accesibilidad, lo que permite al malware obtener en segundo plano aquellos eventos generados por las aplicaciones que se ejecutan en primer plano.

Petición de los permisos de accesibilidad a la hora de instalar un troyano bancario – Fuente: Lukas Stefanko (ESET)

Esta técnica no es nueva y ya tiene, al menos, un par de años, pero le sigue funcionando bien a los delincuentes. Por ese motivo es importante que los usuarios sean conscientes del tipo de permisos que le dan a ciertas aplicaciones y eviten instalar aquellas que solicitan demasiados permisos sin una razón justificada.

Conclusión

Al igual que debemos ir con cuidado con los programas que instalamos en nuestros ordenadores, debemos hacer lo mismo con aquellas aplicaciones que instalamos en nuestro smartphone. Este dispositivo ya se ha convertido en el preferido para realizar todo tipo de actividades, incluidas aquellas que manejan datos sensibles, por lo que no podemos arriesgarnos a que sea comprometido.

Instalar aplicaciones de fuentes oficiales, revisar que tienen buena reputación, no conceder más permisos que los estrictamente necesarios y contar con una solución de seguridad en nuestro dispositivo móvil Android nos puede ayudar a evitar una desagradable sorpresa al ir a consultar el saldo en nuestra cuenta bancaria y encontrarnos con que este ha disminuido considerablemente.

Josep Albors

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de las cookies en este sitio

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y obtener información estadística. Para poder seguir navegando pulsa en "Sí, estoy de acuerdo". Podrás retirar este consentimiento en cualquier momento a través de las funciones de tu navegador. Ver nuestra política de cookies..