Aunque se trate de un clásico, el email sigue siendo usado como uno de los vectores de ataque principales usados para propagar amenazas.